País Íntimo

(De Maria Barbal)

Argumento

País íntimo habla sobre todo de la atormentada relación entre la protagonista y su madre, profundamente marcada por los acontecimientos ocurridos durante la Guerra Civil en un pequeño pueblo del Pallars. También aparecen varios temas: el papel de la mujer en la familia y la sociedad y su evolución a lo largo de varias generaciones y en circunstancias diferentes (guerra, posguerra, transición y democracia, campo o ciudad, solteras frente a casadas...), la contraposición de la vida en un pueblo pequeño, la gran ciudad y una ciudad mediana (Tremp), la recuperación de la memoria histórica, los actos reparadores, etc.

Pero en definitiva, como dice la autora, “he querido escribir sobre los efectos colaterales de la historia en las personas corrientes”.

 

La relación con el valle de Àssua:

Canto rodado tiene una relación muy estrecha con País íntimo, hay algunos hechos narrados en País íntimo que representan la continuación y/o final de los narrados en Canto rodado, especialmente el episodio de las muertes en el puente de piedra de Rialp.

Si uno se ha leído las dos obras, sería interesante que hiciera una búsqueda de acontecimientos y personajes comunes.

La autora indicó que «En País íntimo la historia la explica la nieta de Conxa. No es una continuación, la historia de Conxa solo es un trasfondo. La nieta explica su experiencia con su madre, Elvira, esta hija fuerte que aparece en Canto rodado. En País íntimo, Elvira habla también de su experiencia con su madre. Detrás está la historia, que condiciona inevitablemente la relación. No es una continuación, pero el pasado está presente, condicionando.» 

 

Resumen:

 Rita, una mujer del Pallars afincada en Barcelona, repasa su vida dirigiéndose mentalmente a su madre, Teresa, que sufrió en su juventud los hechos trágicos de la Guerra Civil acontecidos en su pueblo de origen, en el Pallars Sobirà. La protagonista hace una introspección en la que desgrana sus sentimientos, pero especialmente los sentimientos hacia su madre. Recuerda una vida marcada constantemente, en la infancia y la adolescencia, por los reproches de su madre, que no ha superado la injusticia de unos hechos históricos, y más adelante, en la juventud y primera madurez, por los intentos de acercarse a ella. En la última parte de la obra se cierran todas las heridas abiertas a lo largo del tiempo, tanto aquellas que se habían forjado entre Rita y su madre, como las que permanecían vivas entre los habitantes del pueblo desde la lejana Guerra Civil. Como telón de fondo de estas relaciones agrias y duras entre madre e hija, hay tres personajes que actúan como contrapunto: el padre, con el que se siente muy identificada y que le aporta afecto, la abuela, que tiene «mejor carácter que la madre» y que la sabe escuchar, y Veva, la prima soltera de Barcelona, que representa todo lo que no encuentra en su madre y que realmente le hace de madre cuando se marcha a estudiar a Barcelona y se instala en su casa.